miércoles, 13 de octubre de 2010

POCO A POCO

Poco a poco. Así voy.

Estoy por aquí. Pero cayada, poniendome al día con muchas de vuestras casas que nunca dejé de leer pero que por no tener tiempo durante una temporada dejé de comentar.

Hay épocas en donde tienes mucho que contar pero pocas ganas de escribir.

Me va bien. Hice una reducción de jornada en mi trabajo actual porque literalmente no podía más. Jornadas de 13 horas diarias, sábados, domingos, nunca me libraba, el poco tiempo que tenía lo dedicaba a intentar ponerme al día con mi casa, pero solo intentarlo porque nunca lo conseguía y eso que M me ayuda mucho. La niña, compras, comidas...

Una de tantas noches a las 23:30 que eran ya, me vi bañando a mi hija a las carreras y decidí que hasta ahí. Que no podía seguir manteniendo ese ritmo. Que mi niña a esas horas tenía que llevar dormida por lo menos 2 horas y que con los horarios que gastábamos eso era imposible.

Pero como siempre el dinero, ese ruin metal nos recuerda que tenemos que subsistir dependiendo de él.

Hablé con mi jefe para hacer media jornada (que se quedó en 5 horas, porque al echar 10, pues matemáticas puras) y por supuesto mitad de sueldo despues de una deseada subida (pues era mileurista) que nunca vi al coger el nuevo horario, me lo dió y "entendió" y más porque no quería que me fuera, aunque eso si, me preguntó con el ceño fruncido si no estaría buscando volverme a quedar embarazada, pregunta a la que yo no contesté y que prefiero hacer como que nunca me ha hecho.

Mi padre me complementa lo que me falta de dinero trabajando con él 3 horitas por la tarde y al final sigo ganando lo mismo que me da simplemente para pagar las facturas y comer, pero he ganado en calidad de vida mil y la carita de mi hija cuando voy a recogerla al cole no se compra con dinero, esa felicidad que tiene ella cuando me ve que la he ido a recoger compensa y mucho.

Ahora comienzo a tener unas horitas por ahí libres en donde ahora me veo rara y no se en que invertir.

El lunes fué mi cumple, 32 años.
Y algunas veces tengo que pararme hasta a pensar cuantos tengo ya.
No por nada si no que desde que dejé los veinti pienso que ya me da igual la edad, me sentí joven con veinti, me sentiré joven con trenti, me sentire más joven con cuarenti y ya ni contaros con cincuenti, con sesenti será como volver a los venti, los setenti disfrutaré de mis nietos, con los ochenti me pasaré el día sentada al solecito en un banquito y a los noventi ya veremos que queda mucho.

Comienzo a ver sol respecto a las enfermedades de mi familia, aunque no quiero descruzar los dedos todavía, e imaginaros cuando tuve mi tarta con mis velas para quién fue mi deseo.

Mi hija creciendo, más linda que nada, empezó el cole de los "grandes" y está muy contenta ya que coincidió con 4 niñas de la guarde con las que se llevaba fenomenal.

He descubierto por ella que la educación física de toda la vida ahora se llama sicomotriz, que la profe de ingles se llama "picher", que los delegados de clase se pasa de unos a otros y ahora son todos un día al mes y se llaman jefes con ayudantes, que los ayudantes ayudan y los jefes jefean, que los monos se llaman monkeis y que si dices un palabro los reyes no te traeran nada de nada.ç

Total nada.

Como veis no me va mal.

Ahora estoy tranquila.

Y espero poder seguir contando más poco a poco.

Y sobre todo que las palabras salgan.

16 comentarios:

Nekki dijo...

Me alegro muchisimo que tus cosas esten mejorando así, poco a poco y vas saliendo y lo mejor es que has podido cuadrar un poco más tus horarios para compaginarlos con los de tu hija.

Ojala las cosas sigan así de bien para ti y tu familia.

Saludos!

Carnmars dijo...

Eeey felicidades atrasadas!!!

Nena has hecho bien, al final el dinero solo es eso y estar con tu niña no tiene fortuna q te den para q te compense!!!

Espero q ahora asomes más la pata por aki, se te echa de menos!!!

Besicos.

Claudia Newman dijo...

Me alegra mucho leerte Nais, se te echa mucho de menos!

Esas jornadas son criminales, no me extraña que llegase un momento en el que te plantases... el dinero hace falta, pero también la calidad de vida!

Por este mismo motivo yo también pediré reducción de jornada una vez que nazca el nene, en mi trabajo nos lo ponen fácil y podemos hacer 7 horas en horario de mañana, con lo que el sueldo no se reduce tanto...

Mi sobrina también ha empezado este año al cole d elos grandes y está emocionada, cuando la veo no hace más que enseñarme las cosas que hace y contármelas... tiene que ser super bonito ir a buscarla y que te reciba con esa carita de alegría!!!

Un abrazo muy grande, guapa!

Ah, Felicidades!!!!

Prosapia dijo...

Ains Nais cuanto tiempo!! te echaba ya de menos, me alegro mucho de que al menos ahora hayas ganado en calidad de vida junto a tu familia
en cuanto a lo de tu jefe tiene cuajo... y me reservo lo que pienso porque estremecería al más pintao jajajaa
un beso enorme guapa!!

*Laura* dijo...

Ainsssssssssssssssssss mi Nais, seguro que tu nena viene al cole al ladito de mi casa, y yo sin verte, jo!!!!, necesito ese café ya eh!!!, que tengo muuuuuuchas cosas que contarte, a ver si te mando un correito y te informo de mi vida actual, que va viento en popa, mil besos mi vida.

Rebeketa dijo...

Me alegra mucho ver que tienes tiempo para vivir y ser feliz con tu hija. al final, como bien dices, su sonrisa no tiene precio. Yo fui este puente a ver a mi familia. Me chupé mil horas de viaje, y me gasté un dinero que no debía... pero el poder estar con ellos dos días... no tiene precio.

De verdad, me alegro por tí.

Un beso,

Rebeca

Belén dijo...

Me alegra saber que estás bien...

Y ánimo, las cosas son duras, pero salimos :)

Besicos

Ellyllon dijo...

Tú ni te imaginas lo que se puede llegar a echar de menos, dulce Naïs.

Me alegro tanto que estés de vuelta.

Me alegro también de que disfrutes de la enana graaaande (jejejeje) y de que tus familiares estén mejorcicos.

Todo se andará.

Millones de besos princesa.
Elly

Pd.- a tu jefe le metía yo un higo chumbo por dónde nosotras parimos. Ains, si no tiene! pos hale! por el agujero de atrás! jajajajaaja

Pablete dijo...

Me alegro un montón, volver a leer cosas tuyas, y sobre todo que te vaya bien, poco a poco.

Felicidades atrasadas!!! Ya verás, que con los cincuenti todavía quedan muchas ganas para comernos el mundo. Ahora, en los treinti, todavía eres una baby.....

Un besote bien gordo en los mofletes, preciosa....

Candy dijo...

¡Felicidades! Aunque sean atrasadas.

Me alegra que hayas vuelto a contarnos cómo te va, se te echaba de menos.

Y me alegro de que tengas más tiempo ahora para disfrutar de tu princesita e ir un poco más relajada.

Besos.

Paloma dijo...

Hola Nais!!!

Me alegra que vuelvas a publicar, sobre todo si es para contar que todo va mejor!
Muchos besos de gente que te lee y te quiere.
Besotes,
Paloma

Cruela dijo...

Felicidades
Sepas que yo siempre me acuerdo de tí y me alegro que las cosas te van saliendo mejor
Espero que vuelvas como siempre
Besos

maba dijo...

me alegro por tu reducción de jornada.. de que saques tiempo para ti y tu familia.. porque estos años se acaban pasando..

¿no tienes la sensación de que somos mayores? de que somos mayores como de pequeñas pensábamos que seríamos? no sé si me explico.. pero a veces parece que todo se vino encima de repente

besos

Vanser dijo...

A mí me pasó lo mismo. Llegó un momento que no podía con todo. Tener hijos y no poder disfrutarlos es lo peor. Algunas veces merece la pena apretarse el cinturón y estar más tiempo con los que quieres de verdad.

Bsos.

florci dijo...

nena que alegría verte por aqui, siempre me encantaba leer las cositas de tu niña, se me quedaba una carita de embobada!
al menos has conseguido reducir la jornada para pasar mas tiempo con ella, la verdad, no tiene precio estar con tus hijos, aunque hace tanta falta el dinero para pagar las cosas pero una prescinde de lo que sea con tal de amoldarse a todo y estar con ellos.
besazos guapa, se te echaba mogollon de menos, me alegra mucho verte por aqui de nuevo!!!! guapi!!

Carnmars dijo...

Nais guapa como vas¿?

Espero q todo bien!!

Feliz finde-puente!

Besicos.

Datos personales