miércoles, 28 de noviembre de 2007

El Corte Ingles ya no es lo que era

El Corte Ingles, centro comercial de alta consideración por muchas personas. Yo pienso que ya no es lo que era. Antes decias, me voy al Corte Ingles a comprar y daba la sensación que te ivas a comprar de todo lujo, hoy en dia todo esto no es así y siempre que voy a uno de ellos siempre salgo diciendo que nunca mas volveré.
La última vez que fui fue por recomendación de mi madre. Ella piensa que si compras en el Corte Ingles bueno sera seguro y la hice caso y con ello pude demostrarla de que no era asi.
Tenía que ir a comprar ropa a mi niña de 9 meses. Necesitaba un abrigo para ahora el frio, pijamas, bodys ... en fin que tenia que comprarle lo que era todo el cambio de ropa de temporada. Acavaban de abrir un centro de estos hacia poco cerca de donde vivo y cojimos el coche y para alla que nos fuimos. El acceso malisimo pero bueno una vez llegamos aparcamos y entramos en aquel laberinto de prendas, escaleras y juguetes.
Primero entras por el sotano, planta dedicada a todo tipo de juguetes por la época que estamos, y tienes que subir unas escaleras mecanicas que te llevan a la primera planta en donde esta el famoso hipercor (supermercado super caro) y los puestos de perfumes y complementos, sigues subiendo planta para buscar la ropa pero no encuentras unas nuevas escaleras mecanicas hasta la otra punta del corte ingles, me imagino que sera una de esas estrategias que tienen para que andes por los pasillos que ellos quieren para tentarte a comprar, pero que vamos conmigo eso no funciona, yo voy a lo que voy. Subes a la planta de la ropa y encuentras la sección que estaba buscando, ropa infantil, cuatro cosas de diferentes marcas a cual mas cara, miro un pantalón para mi niña y valia 50 euros, pero como flipan tanto? si eso no valen ni unos baqueros para mi y a mi hija se le quedaran pequeños dentro de dos semanas. No,no,no eso lo descarto y te pones a ver pijamas, no encuentras la talla de tu niña y preguntas a una dependienta, ella muy amable te dice dime que modelo te gusta y yo te lo busco, pues este, ahora vengo que voy a mirar al ordenador, y tu alli esperando un siglo para que luego vuelva y te diga que no que ese modelo en la talla que necesitas no lo hay. Sigues mirando cosas, empiezas a marearte, ya todo te parece horrendo y lo que parece un poco mejor vale lo que gasto yo para pasar una semana de economia familiar. Vas con el carrito de la niña y solo puedes ir por los pasillos centrales, si entras con el carrito por la ropa imposible, asique nos vamos turnando mi chico y yo con el carrito. Y comienza a llorar la niña. Tiene hambre, a lo tonto a lo tonto llevamos alli 2 horas y le toca ya la merienda y cambio de pañal. Nos ponemos a buscar una sala de lactancia, recorremos toda la planta y nada, pues bajemos a la primera planta donde el hipercor, pero... curiosamente por donde subistes por las escaleras mecanicas solo es para subir no hay para bajar y empiezas a buscar la bajada, al otro lado del corte ingles, a mi me entra la angustia me llego a preguntar si haremos noche alli. Despues de 15 minutos de dar vueltas encontramos la bajada, bajamos a la primera planta y nos ponemos a buscar la sala de lactancia, la niña se empieza a desesperar y ya hay que cojerla en brazos. No hay ningun letrero que ponga aseos ni nada asique nos vamos a atención al cliente, dos chicas vestidas con sus chaquetitas azules hablan entre ellas en el mostrador, me acerco:
-Perdonen, podrían decirme donde hay una sala de lactancia?
Ni se molestan en mirarte, ellas hablan de sus cosas y te ignoran, ya una de ellas me mira y me dice:
-No,no aqui no hay sala de lactancia.
-¿Cómo que no? y que hacemos con los niños cuando hay que cambiarlos o darles de comer?
La dependienta se me encoje de hombros dandome a entender que ese es mi problema no el suyo. Tanto Corte Ingles, tanto Corte Ingles y no hay ni una sala para cambiar el pañal a un bebe. Me indigno tanto que cojo el cambiador del bolsito del carro, las toallitas y el pañal y le estiro en el mostrador de atención al cliente, las dependientas me miran y se le salen los ojos de la cara:
-Señora, ¿Que esta haciendo?
-Pues no lo ve? cambiar el pañal a la niña que ya que no tienen ningun sitio para cambiarlo pues aqui mismo lo hare, y si hay un buzon de sugerencias haga el favor de decirmelo porque estas cosas son muy importantes.
-No, no , no señora aqui no puede cambiar a la niña, en la planta del sotano hay unos aseos, baje usted y hagalo alli.
Cojo los bartulos, cagandome en todo lo que se menea, quien me mandaria a mi ir al Corte Ingles, por su puesto para bajar a la planta sotano tienes que cruzarte nuevamente toda la planta y cuando ya bajamos y encontramos los malditos aseos entro con la niña muerta de hambre, con un pañal inmenso y veo el cartelito de se esta limpiando, me da igual entro igualmente y unas señoras de la limpieza me miran con cara asesina y me hechan del baño. De todas formas no podia cambiarselos alli pues no habia ni cambiador. Asique la unica solución era irnos al coche, alli haciendo malabarismos en el asiento de atras que como medio asiento lo ocupa la silla de la niña la logro cambiar el pañal y saco el potito de fruta y me pongo a darselo casi sin ver dentro del coche en aquel frio garaje. Logro por fin darla de merendar y yo con un cabreo que ni te menees, que apaños por Dios, que hay miles de centros mas normalitos que el Corte Ingles y tienen unas salas de lactancia que te da la sensación de estar en tu casa. Yo decido que nos vayamos a casa pero claro mi chico me hace razonar, tia que tenemos que comprarla algo a la niña que luego ya sabes que no tenemos tiempo de nada y ya que estamos aqui aunque sea algo, asique otra vez para la 2 planta, y de nuevo en la planta infantil encuentro un abrigito divino para la niña, se lo pruebo, milagro le vale, es un poco caro pero que carajo mi niña se lo merece, asique ale vamos a la caja a que nos cobren. Nos cobran colección tuc, tuc según la dependienta, y ya estoy hasta el moño de dar vueltas, yo me voy a casa, ya le hemos comprado un abrigo pues ya esta bien. Además de lo que iva buscando no habia nada que me gustara o directamente no habia. Asique emprendemos la odisea de volver a bajar hasta el garaje para cojer el coche, vueltas y mas vueltas hasta que encuentras las escaleras que bajan y cuando por fin entramos al coche y logramos salir de ese centro comercial que le visten con mucho glamur, me digo a mi misma que no vuelvo más.
Pero vuelvo a casa contenta imaginandome a mi retoño con su abriguito nuevo más divina que todas las cosas. Al día siguiente salgo por mi barrio y me cruzo con una niña con el mismo abrigo que tanto me costo encontrar en el maldito Corte Ingles, mi hija iva tambien con el puesto y la madre de la otra niña y yo nos mirabamos como diciendo, jolin ya es casualidad las dos niñas con el mismo abrigo, pero en fin no la conozco de nada asique me da igual. Llego al portal de mi casa y coincido con mi vecina del tercero y con su hija y para mi sorpresa ella tambien llevaba el mismo abrigo.
-JAJAJAJA- decia mi vecina,- hemos coincidido comprandole el mismo abrigo, esque claro como en la tienda de la Loli esta aqui cerca pues todas hemos comprado lo mismo.
-¿Cómo que la tienda de la Loli?, no le has comprado el abrigo en el Corte Ingles? Colección tuc, tuc, segunda planta.
-¿Qué dices? si estos abrigos los vende la Loli? Acercate, veras que ropa mas bonita han puesto para los niños.
Y me acerque a la tienda de la Loli, tienda de moda infantil en la esquina de mi casa. Le compre a la niña de todo lo que le hacia falta a muy buen precio y efectivamente el abrigo estaba alli el mismito del Corte Ingles a 10 euros mas barato.
-¿Has visto lo que venden en el Corte Ingles? Que la misma ropa la encuentras en una tiendecita chiquitita de barrio?- Le decia yo a mi madre.
Y ambas coincidimos en que el Corte Ingles ya no es lo que era.

6 comentarios:

Cruela dijo...

Así que has abierto un blog y yo sin saberlo... pero como soy lista te encontré...
Yo soy de las que odia el Corte Inglés es más recuerdo que un novio mío nada más llegar a Madrid me llevó allí como si fuese el Prado... desde entonces tengo bloqueo y soy de las que no lo pisa nada más que para comprar los uniformes del cole... por cierto ir de compras con un bebé de carrito es un horror, hay que hacer ejercicios de superación mental para enfrentarse a ello.
Enhorabuena por animarte a escribir... y no te preocupes por K muy en el fondo no es tan bad boy el Pibe.
Besoos

Nais dijo...

Que ilusión por tu comentario Cruela. He abierto este blog en silencio y no habia dicho nada. Pero si que eres lista si, me has encontrado muy bien. Respecto a K le he leido por el enlace que tienes en tu casa y llevo viendo que él es asi. Si no le gusta lo que ve lo respeto y he intentado arreglarlo un poco. Espero ir haciendolo mejor poco a poco asique besos para mi Cruela del alma que por ti he descubierto el mundo blogero y a K que acepto sus palabras de muy buen grado.

IceMan dijo...

IceMan tambien te encontro, vaya! vi que visitaste mi blog y... bueno pase por aqui...

Saludos!

Buen post.

Diario de IceMan

K dijo...

Veo con agrado que has acatado mis sugerencias. Excelente! Eso si, en el futuro quizas quieras ponerle una imagen que te guste a la entrada del blog. No se, una bomba atomica, algo asi. Manejalo.

Con respecto al corte ingles, te comento que aca en Sudakalandia no tenemos de eso, pero mejor. Los ingleses son una mierda. Que nos devuelvan las Malvinas y despues vemos. Gracias a Cruela por decir que no soy tan malo.

Saludos!
K

Tam dijo...

Pues hija yo me muevo por el corte inglés como pez en el agua me conozco todas las secciones, pasillos, plantas, todo, pero es un poco ful el servicio que dan yo hasta puse una reclamación por escrito y todo, xd, pero supongo que la habrán tirado a la basura.

Eres mamá? Enhorabuena por la nena, y por si te interesa en Carrefour venden unos bodys para los nanos que son una monada y a buen precio, si si en carrefur!! eso si, tampoco tiene sala de lactancia.

Anónimo dijo...

Deberías aprender a escribir antes de publicar cualquier cosa! Daña a la vista tus faltas de ortografía!

Datos personales